IMG_0212-01

“El Bodyboard es mi día a día y mi profesión. Es mi estilo de vida y lo que soy”.

Por Eliana Reinoso (@reinoso96)

“El mar es mi religión” me dice suspirando y con la mirada perdida en algún recuerdo, quizás en uno de esos momentos en que se encontraba en el centro de ese azul profundo. “¡Perfecto! Ya tengo el título del artículo” le digo al instante, trayéndola de vuelta al aquí y ahora.

Frente a mí estaba Yuleiner Gonzalez  (@yuleinergonzalez_), bodyboarder  venezolana de larga trayectoria, quien pasó su infancia esperando con ansias los fines de semana para ir a casa de su abuela, la señora Omaira Brito, residenciada en La Guaira, sin imaginarse que esas visitas la harían encontrarse con la que es su pasión hoy en día.

“Mi abuela tiene casi 25 años viviendo en el Estado Vargas. Todos los fines de semana íbamos a visitarla,” relata Yuleiner. “Allí conocí a María Eugenia Rojas, quien fue campeona nacional y ha representado al país en varias oportunidades. Ella fue la primera persona que me dio una tabla. Me decía que entrara al mar, que no me quedara en la orilla sola. Pasaron varios meses antes de que pudiera montar una ola. Todos mis amigos surfeaban y yo lo que sabía era nadar estilo perrito,” dice entre risas.

Poco a poco fue aprendiendo. Su constancia la hizo mejorar cada día más. El momento que tanto esperaba finalmente llegó cuando tenía 13 años, en una competencia en el pueblo de Punta Care, ubicado en La Guaira, vía Los Caracas. Era un campeonato regional del Distrito Capital, en el cual conoció a Carolina Camero, quien le regaló su primer bodyboard y un par de chapaletas. “Me dijo que me parecía muchísimo a ella y que le encantaba que estuviese allí en la playa. Me inscribió en la competencia. Ella era como mi hada madrina,” recuerda Yuleiner. “A raíz de eso quedé en el equipo del Distrito Capital y después fui a unos nacionales”

 

Captura de pantalla 2017-02-23 a las 6.03.50 a. m.

Esos nacionales se realizaron en el Estado Sucre, en Playa Copey en 2011, en los cuales quedó de cuarto lugar en su categoría; esto significó uno de los primeros pasos del camino que aún está recorriendo y en el cual su padre, Ernesto González, siempre ha estado presente: “Si esto es lo que te gusta, yo te apoyo. Te voy ayudar a ir a todas las competencias que quieras y si tienes que bajar a entrenar los fines de semana a la playa, voy a llevarte también” fueron las palabras que el Sr. Gonzalez le dijo a su hija al inicio de su carrera deportiva. El agradecimiento y amor por él se notaban en sus ojos. “Todos los fines de semana estaba en la playa entrenando. Todos.”

En 2011, formó parte de la selección nacional que viajó a los X Juegos Panamericanos de Surf realizados en Playa Anse Bertrand en la Isla de Guadalupe, situada en el Mar Caribe, donde se posicionó como campeona panamericana, a pesar de haber sido su primera competencia internacional. “Esa fue mi oportunidad para demostrar que a pesar de tener el tamaño y la edad que tenía, las olas eran mi pasión.”

En ese momento estaba en el 5to semestre de la carrera de Comercio Internacional y al volver a Venezuela, supo que eso no era lo que quería. Necesitaba algo que no la alejara del mar ni de su deporte. Comenzó a estudiar Nutrición Aplicada al Deporte y quedó enamorada de esa nueva carrera, la cual sigue cursando en la actualidad.

IMG_1492

Después viajó a Puerto Escondido en México  para seguir entrenando. “Allí está la élite del surfing. Era la primera vez que veía olas tan grandes y fuertes. Estuve un mes y me fue muy bien.”

El próximo paso fue ir a varios eventos de la International Bodyboarding Association. Yuleiner pasó dos años haciendo circuitos en varios lugares, tales como Australia, Brasil, Portugal, Chile, New Jersey, México, Hawaii, fogueándose con las mejores del mundo.  Una de ellas fue Neymara Carvalho, brasileña que ha sido 5 veces campeona mundial.

También representó al país en el tercer Campeonato Mundial de Bodyboard de la International Surfing Association, que se realizó en Playa Parguito, isla de Margarita en 2013. “Quedé de tercer lugar en ese evento en mi categoría, junto a dos de las mejores del mundo, Isabela Sousa y Sari Ohara. ¡Fue buenísimo! ¡Era mi primer ISA!”

Luego en 2015, fue a Chile al Campeonato Mundial de Bodyboard de la ISA, donde era una de las favoritas para llevarse la medalla de oro. Quedó de 4to lugar en su categoría, al año siguiente volvió y quedó de quinta.

Poco tiempo después, en marzo de 2016 participó en el Festival Ecodeportivo para la Mujer en San Juan, Puerto Rico, obteniendo el 1er lugar. Allí, su amiga Luz Marie Grande, campeona de bodyboard de Puerto Rico, la invitó al pueblo La Perla, a unas jornadas de labor social, en las que enseñaban a los niños de la comunidad su deporte.

Posteriormente, se dedicó a trabajar para poder irse a Arica, Chile, a la segunda válida del Tour Mundial de la International Bodyboarding Association, donde se midió en los cuartos de final con la campeona mundial, Isabela Sousa, en un heat súper reñido. En esa competencia obtuvo el 5to lugar en su categoría.

El evento más reciente en el cual participó fueron los Juegos Bolivarianos de Playa de 2016, celebrados en Playa Iquique, Chile, donde conformó la representación femenina venezolana junto a Izamar Vivas y se posicionó en el 4to lugar.

IMG_1146

Actualmente se encuentra enfocada en formar parte nuevamente de la selección nacional para ir a los Juegos Panamericanos que se realizarán próximamente en Perú y en representar a Venezuela cada vez que se presente la ocasión.

Para Yuleiner Gonzalez, el estar en el agua con su bodyboard y sus chapaletas, se ha vuelto un estilo de vida. Es su día a día, su profesión. Sus nuevos proyectos giran en torno a ello.

Asimismo, Yuleiner es voluntaria en proyectos que ayudan a aquellos que están iniciándose en este deporte y cada vez que tiene la oportunidad, regala parte de su equipo a un niño que lo necesite, así como un día lo hicieron con ella. “Hay que retribuir un poco lo que uno ha aprendido,” comentar para culminar.
IMG_1077

Todo lo que Yuleiner ha logrado y logrará en un futuro, ha sido y será gracias a su constancia, esfuerzo, sacrificio, amor y pasión por lo que hace, pero por sobre todas las cosas, su humildad. Allí está la magia.