IMG_0783Una mirada al alma desde el mar

Por Eliana Reinoso @reinoso96

Fotos: Victor Lopez @viltorinox

Era un domingo de febrero por la tarde.  Me encontraba sentada frente a mi piano, totalmente concentrada estudiando la Sonata número cinco de Beethoven cuando de repente, mi celular vibró y me trajo de vuelta a la realidad. El motivo era un nuevo correo electrónico. Al abrirlo era Daniela Jardín, para avisarnos a Gerhard Weil y a mí, que no había recibido la crónica del último Surf Camp de Zona Radical. “¡DAAAANIEEEEELA! NO ME AYUDES TAAANTO” dije al instante.

Estaba postergando lo más posible el momento de escribir estas líneas. No sé cuántas veces le dije a Gerhard que cómo iba a escribir acerca del surf si no había logrado el mejor desempeño en los dos días que estuvimos en el campamento, pero él insistía en que debía hacerlo.

No tenía escapatoria. En la noche, cuando reinaba el silencio, coloqué un buen playlist de Coldplay (como cada vez que necesito despejar mi mente) para poder escribir. Así es como empieza mi relato del surf camp en Chirimena y Majagua, del 27 al 29 de enero.

IMG_0995

Desde hace muchísimo tiempo quería aprender a surfear, así que cuando me avisaron que iba a ir al próximo campamento, mi reacción fue como “Ya va… ¿Qué? ¿Es en serio?”.

Lo que ellos no sabían es que, desde antes de conocerlos, veía las publicaciones en Instagram y siempre me decía: “¡Qué finooo! Me gustaría ir un día.” Y entonces, ahora me estaban diciendo que iba a ir. Mi mente estaba en modo “¿cómo es que siempre me pasan estas cosas?”. Tengo un centenar de historias parecidas, desde niña siempre me ha pasado lo mismo. Por eso soy fiel creyente de que cuando deseas algo desde el fondo del alma, un día, cuando menos lo esperas, lo obtienes.

Finalmente llegó el día. Viajamos a Majagua, Barlovento.  Fuimos a las posadas, comimos y nos desplazamos hasta el pueblo para tomar una lancha hacia la playa en la que empezaríamos las clases. Sinceramente, estaba muy ansiosa y creí que al haber estado nadando por tantos años, surfear sería pan comido. Estaba completamente equivocada. No puedes comparar una piscina con la inmensidad del mar. Son dos mundos totalmente distintos, aunque el elemento predominante sea el agua.

IMG_1111

Además, no tuve la actitud correcta. Tienes que ser humilde, y más ante el mar. Obviamente, con esa forma de pensar, no pude montar las olas con facilidad. Quizás mi misión esos días no era solo aprender a surfear. Tal vez era ver otras cosas también, descubrir lo que había en mi interior.

Después de ser revolcada una y otra vez por las olas, pude comprender que: El surf es un deporte del espíritu. Si no tienes la mente en calma, por mucho que lo intentes, no podrás montar una ola. No es una cuestión de medir fuerzas. No consiste en dominar el mar ni que él te domine a ti. Se trata de encontrar el punto de perfecto equilibrio, en el que tú, la tabla y el mar se conviertan en uno. Es la única forma de poder fluir.

WhatsApp Image 2017-02-18 at 17.31.30

En el surf, como en las cosas más apasionantes de la vida, debes dejarte llevar: olvidar lo que te rodea y entregarte por completo. Hay que darlo todo, absolutamente todo. No hay otra forma. No existe otra manera de hacerlo.

El surf puede ser un espejo y revelar lo que llevamos por dentro. Nos convertimos en seres completamente transparentes cuando entramos con nuestra tabla al mar.

IMG_0800

También aprendí que debo dejar de actuar tanto con la razón y dejar que mi corazón tome más el mando; que tengo que relajarme más; que a veces no hay que pensar tanto las cosas, sólo hay que dejar que todo fluya.

Sé que aún no es el momento de volver al mar e intentarlo otra vez. No me siento preparada, pero tengo la esperanza de regresar un día. Quiero saber qué se siente montar una ola con plena libertad por primera vez. No bastaron las descripciones de las demás personas, porque hay cosas que para entenderlas primero hay que vivirlas.

Cuando logre calmar mi mente y cambiar unas cuantas cosas en mi interior, sé que estaré lista para volver y quizás ese reencuentro, se convierta en un encuentro.
IMG_1594