Mi primer trip al North Shore

Este espacio aspira hacer de la lectura una experiencia sensorial múltiple que nos transporte a esas historia de vida de aquellos que se atreven a explorar nuevos destinos y culturas para encender, aún más, su pasión por la aventura. En esta ocasión, les brindamos una crónica, elocuentemente y llena de mística, narrada en primera persona por el fotógrafo, atleta extremo y artista multidisciplinario Ernesto Borges, mejor conocido como @ephcto, quien relata su sueño hecho realidad de documentar el ADN más orgánico, de la meca del surf y de la música con ukulele, el North Shore en la isla de Oahu, Hawai.

ephcto_in_pipeline-2

by Ernesto Ephcto Borges

En este viaje al North Shore, empecé a conectarme con el océano cuando, ya a bordo del avión rumbo a Hawaii, empecé a escuchar un tema sobre nuestros indios pemones compuesto por el gran Gerry Weil. Mi familia en Los Ángeles (California) me despidió de una manera muy alegre ya que estaban muy felices de saber que me dirigía al Pacífico a nadar en aguas cristalinas llenas de vida, con muchas corrientes y poderes.

Hawaii_ephcto_ernesto_borges_trip-2Al llegar, mis amigos Ruth Parra y Keven Gonzales me estaban esperando en el aeropuerto para llevarme a un mágico spot en Waimea Bay, una hermosa casa llena de gente con energías muy hermosas. Allí, mi gran pana Red Mahan y la modelo Airin Aquarius me dieron una hermosa bienvenida al llegar. La ubicación de la casa era increíble. Cuando desperté al día siguiente, me di cuenta que en el patio trasero había un jardín con rocas volcánicas, que conectaba con el mar, en donde podías nadar con tortugas.

Ese mismo día fuimos a chequear las olas en Banzai Pipeline para aprender de las corrientes, sus cuevas y el impact zone. Luego de una mañana muy productiva estudiando las corrientes, decidimos regresar a casa para hacer parte del trabajo que me habían comisionado y la razón de estar en North Shore: hacer el catálogo de la colección completa de ropa de la marca KudaLaut y documentar surfing. Luego de terminar nuestro trabajo del día con Airin, Red decidió hacer una fogata y me contó parte de la interesante historia de Hawaii, los antiguos polinesios y la llegada de James Cook a las islas. Hawaii_ephcto_ernesto_borges_trip-3

Por suerte, hubo luna llena y la luz iluminaba el océano en los días que estuve en Hawaii. Durante el primer swell entrante al día siguiente en Pipe, pude disfrutar de uno de los atardeceres más mágicos que he vivido bajo el agua.  Fue como estar en un estudio en el agua. No podía creer la potencia del agua y lo hermoso de la ola abriéndose hacia la orilla. Mientras estaba en el agua, me encontré con mi pana y colega Matt Catalano, a quien le pude hacer una muy buena foto mientras estábamos tomando fotos al final de la tarde.

Al siguiente día, Red me llevo al Farmers Market, un mercado muy colorido y bonito situado en el valle de Waimea, en donde tuve la oportunidad de probar varias especialidades orgánicas hawaianas, una de ellas una kombucha muy sabrosa. hawaii_ephcto

Los siguientes días fueron de trabajo arduo para terminar el catálogo de KudaLaut.  Pero el día domingo decidimos descansar y dar una vuelta turística por Honolulu. Sin embargo, al llegar a Waikiki, me sentí totalmente fuera de lugar y me di cuenta que no pertenezco a ese tipo de turismo ni de caos. Por eso, al final de la tarde, tomamos la autopista Kalanianole para disfrutar un poco de los paisajes de Hawaii.  Esa noche decidí recargar energías durmiendo en el jardín a la luz de la luna con una fogata.

Al final de la tarde del día siguiente, después de un arduo trabajo de computadora generando el catálogo, decidimos irnos a chequear las olas. Las condiciones climáticas no eran muy buenas: el mar se veía malo, había mucho viento y se aproximaba un “palo de agua”, como decimos en Venezuela.

Hawaii_ephcto_ernesto_borges_trip_landscape-2

Sin embargo, me dije “!bueno, qué más da! En el agua no tengo nada que perder; no hay ni corriente” y me lancé.  De  repente, la magia pasó: el agua se puso hermosa ya que la lluvia  estaba bloqueando el sol, generando una luz blanca y mostrando los colores mágicos del Pacífico.  Era como tener un estudio con una de las mejores olas del mundo, con un backdrop blanco sin fín y luz constante con un softbox desde arriba, y como sujetos, a mi amiga Ruth, Nathan Fletcher, Derek Ho y varios soul surfers en la escena. Ésta era el tipo de experiencias que me hacían sentir de maravillas. ¡No podía creer que había estado en el Pipe al final de la tarde y de noche!

Mi último día en el Pipe fue también mágico.  Ya que las condiciones no eran ideales y había un swell entrando, me puse a hacer varias tomas fuera del agua.  Pero alrededor de las 9 de la mañana decidí entrar al agua y hacer las últimas fotos bajo el agua.  Apenas entré al agua, las condiciones mejoraron en cuestión de minutos! Disfruté muchísimo estar en el agua, ya que en cierto sentido, era mi manera muy especial de decirle hasta luego a ese lugar mágico.  Cuando llegó el momento de salir del agua, mi amiga Ruth me dio la cola en una ola surfeando en su bodyboard para poder escaparme de la corriente y correr a toda prisa a casa a empacar y tomar el camino al aeropuerto.  kalani_chaptman_pipeline

Para mí, este viaje representó aprendizajes y buenas energías.  Me siento muy orgulloso de haber vencido el reto de estar dentro del agua en Pipeline tomando fotos, en uno de los barrels más perfectos del mundo. Quiero agradecerle a la gran familia hawaiana que me dio una hermosa y cálida estadía en Waimea. Espero poder tener más oportunidades como éstas, de seguir ofreciendo mi arte como fotógrafo, ya que me hace muy feliz estar en el agua y transportar a la gente a lugares mágicos con aventuras y paisajes inolvidables. Muchos de nosotros vivimos en una gran burbuja rodeada de sueños y de nuestro entorno; ésta es mi gran burbuja de sueños.

Mis mejores energías positivas pipeline_nights-4

Para ver micro en video dale click —